VISITE EL BLOG DE REFLEXIONES BÍBLICAS DE EVANGELIZACIÓN Y EDIFICACIÓN ESPIRITUAL: http://reflexionesevangelismo.blogspot.com

RADIO BBN INTERNACIONAL - Red de Radiodifusión Bíblica (USA)

8/12/11

Portugal: Médico y pastor evangélico funda iglesia para inmigrantes africanos

Jueves 08 de Diciembre del 2011


LISBOA, Portugal (CBN News / Mundo Cristiano) Además de la persecución otro de los factores que afectan directamente el crecimiento de la obra de Dios e intentan detener la evangelización de las naciones, son las guerras.

El Antiguo Testamento refleja las lucha que por siglos los pueblos realizaron invadiendo territorios y masacrado pueblos para obtener el bien de su propio grupo; el mundo actual no es diferente, las naciones del planeta viven constantes guerras, amenazas de guerra y tensiones armadas que siguen afectando el crecimiento de la iglesia cristiana.

Pero para el médico y pastor evangélico Abel Vallejos, ni siquiera las guerras detienen a Dios.

Abel Vallejos es un médico argentino radicado en Lisboa, Portugal, con un claro llamado misionero desde su juventud. Después de graduarse como médico en la década de los 80's, él y su esposa Patricia, alfabetizadora de profesión, fueron enviados por su iglesia como misioneros a Guinea Bissau, una colonia portuguesa en el continente africano.

“En Guinea Bissau trabajamos con un contrato que las Naciones Unidas me hizo para trabajar como médico allá”, contaron Abel y su esposa.

En aquel país aprendieron las lenguas de varias tribus, y con la estrategia de una clínica médica, comenzaron la lenta tarea de alfabetizar y evangelizar varios pueblos musulmanes.

Abel cuenta que “comenzamos un trabajo entre los fulas y los mandingas, dos pueblos musulmanes, y vimos crecer una pequeña iglesia, y cuando estaba floreciendo entre los musulmanes que se convertían al Señor, una guerra explotó en Guinea Bissau y nos obligó a salir primero a Senegal y después a Lisboa, Portugal”.

Decepcionado por no poder continuar la labor evangelizadora en Guinea, Abel aceptó el asilo político de Portugal en 1998, con la intención de regresar a África lo antes posible.

Al llegar a Portugal se enteran de la falta de médicos en el país, por lo que presentó sus documentos, con la noticia de que los requerimientos para ejercer era más de los esperados, lo que lo llevo a desistir de la idea; sin embargo, su esposa Patricia, se encargó de poner en orden todo lo necesario para que Abel pudiera ejercer, “aún no entiendo como no tuve que dar examen de estado”, comentó.

Reconocido ya como médico, a Abel le fue asignada una clínica social en un barrio marginado donde los médicos temían estar; aún molesto con los designios de Dios, Abel tomó la clínica, que para su sorpresa, era en una zona de refugiados africanos fulas y mandingos.

“Dios nos mostró que el trabajo que habíamos hecho en África como alfabetizadores en mi caso y como médico Abel, también podíamos hacerlo aquí en Portugal, a musulmanes porque no sabían leer y comenzamos a darles clases y en el intervalo les hablábamos del Señor, les pasábamos la película "Jesús" y fue muy lindo”, narró Patricia.

De este esfuerzo de 3 a 4 años surgió una pequeña iglesia con inmigrantes de África que dan culto a Dios adorándole en su propia lengua.

Con el tiempo, Abel y Paty pudieron comprender y aceptar contentos una iglesia más grande, al tiempo que también descubrieron que Dios tenía más planes para ellos.

“Dios nos mostró tres motivos por los que debíamos quedarnos en Portugal, uno de ellos era que pudiéramos contribuir a despertar una visión misionera en las iglesias de Portugal, y Dios nos ha permitido ver los primeros frutos de esa siembra después de 4 años aquí, la iglesia portuguesa comienza a tener visión y acción misionera a través de un plan que se llama misión global.”, dijo el pastor Vallejos.

Durante una ceremonia en una de las iglesias más activas del país, Patricia y Abel fueron públicamente reconocidos y apoyados como misioneros de ayuda humanitaria a los países, y apoyados con un cheque para ayuda a los damnificados del tsunami del 2004 en Indonesia.

Abel, quien se dirigió a todos los presentes en un fluido portugués, dijo estar “Muy agradecido en el nombre de aquellos en Indonesia cuyos rostros no se olvidan. Conocí a un pastor cuya familia completa fue llevada por el tsunami, y su rostro convencido de seguir sirviendo a Dios a pesar de aquella catástrofe, nunca la olvidaré”.

El pastor cuenta que durante el tiempo que han estado en Portugal, muchas has sido las puertas abiertas para brindar ayuda a las víctimas del tsunami en Indonesia, y que Dios les ha permitido vivir una aventura donde se sienten parte importante dentro de la obra de Dios.

Desde que terminó la guerra en Guinea, el doctor Abel y su familia continuaron realizando viajes a África y reconstruyeron sus iglesias. Ahora están buscando adquirir un camión perforador para construir pozos de agua de riego para los campesinos del lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser de acuerdo al tema de la noticia o artículo. Comentarios fuera del tema o agraviantes no serán publicadas. Escribir todo en mayúsculas se considera como gritar y además, dificulta la lectura.

31 de Octubre: «Día de la Reforma Evangélica o Protestante» - Rumbo al 500 Aniversario (1517- 2017)

Tratados Evangelísticos Chick