VISITE EL BLOG DE REFLEXIONES BÍBLICAS DE EVANGELIZACIÓN Y EDIFICACIÓN ESPIRITUAL: http://reflexionesevangelismo.blogspot.com

RADIO BBN INTERNACIONAL - Red de Radiodifusión Bíblica (USA)

24/11/11

Costa Rica: Milagro salvó a pescadores perdidos en altamar

Jueves 24 de Noviembre del 2011


SAN JOSÉ, Costa Rica (CBN News / Mundo Cristiano) Veinte años de experiencia como pescador le enseñaron a Gregorio Collado esta lección: el mar puede darle de comer a sus hijos, pero también puede dejarlos huérfanos.

“Muchas embarcaciones de playas del coco han salido y no han regresado, no puedo decir ni una, ni dos, ni tres, muchas embarcaciones se han ido con este sueño de ir a pescar…”, dice Gregorio.

Y el lo sabe muy bien, porque la suya, fue una de esas embarcaciones.

Gregorio y su tripulación salieron en un viaje de 14 días por el Pacífico pero estuvieron en altamar durante 46. Sin comida y prácticamente sin agua, vivieron para contar la historia de un milagro.

El 16 de noviembre del 2007, Gregorio se hizo a la mar con dos de sus hijos, un sobrino y un amigo en la embarcación Piscis III. El viaje prometía ser exitoso. “Trabajamos el día 17, tuvimos una buena pesca, sacamos 42 dorados, una pesca muy buena, un buen principio para nosotros como pescadores, pero el día 18 de ese mismo mes se nos averió una manguera”, cuenta Gregorio.

El motor se detuvo completamente y aunque Gregorio pidió ayuda por radio, le aguardaba una desagradable sorpresa.

“En todo momento me ofrecieron ayuda, me dijeron que me iban ayudar, que no me iban a abandonar y seguí esperando, seguí creyendo que como compañeros no me iban a abandonar, pero la ayuda nunca llegó”, narró.

Al ver que aquellos hombres lo habían abandonado y que las corrientes arrastraban el bote, Gregorio decidió depositar su confianza en alguien más; “le entregue mi corazón a Cristo, fue lo primero que hice, reconocer que si había fallado y que si había tenido algún error, había que confesar delante de el que era necesario reconciliarme, afirmarme una vez mas y el me oyó estoy seguro”.

Gregorio le pidió a sus compañeros que creyeran con todo su corazón que Dios podía salvar sus vidas. Y cuando el alimento comenzó a acabarse, ocurrió un primer milagro.

Uno de los muchachos que estaba nadando en el mar encontró una tortuga, y con la ayuda del resto de la tripulación la subieron al barco.

“El Señor nos enviaba todos los días dos tortugas, llegaban milagrosamente a la embarcación Piscis III...dos tortugas diarias”, dijo el capital de la embarcación.

La fe de Gregorio comenzó a motivar al resto de la tripulación, incluso cuando tuvieron que racionar el agua al máximo y apenas podían tomar unos sorbos al día, en donde a pesar de en ocasiones pensar en lo negativo, se negaba a aceptar que ese sería su fin, porque el Señor siempre les daba esperanza, les daba fe.

La tripulación comenzó a orar todos los días y no se cansaba de clamar a Dios por un milagro…hasta que un día, un barco se acerco a su bote.

“Como a las siete y media el barco paso cerca de nosotros, como a doscientos metros, empezamos a levantar las banderas. Cuando iba como a una milla, el barco dio vuelta y nos pusimos a llorar todos emocionados cuando vimos que en ese nos íbamos”, narró.

Hoy, Gregorio no deja de contarle a la gente sobre el Dios de milagros que los rescató del mar, mientras disfruta jugando con sus hijas en la playa.

“Si vale la pena esperar un milagro, el Salmo 40 dice pacientemente esperé en Jehová y el me oyó. Si vale la pena, yo les animo. Si vale la pena esperar pacientemente, Jesucristo nunca falla, el sabe llegar y llega a tiempo, si vale la pena”, finalizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser de acuerdo al tema de la noticia o artículo. Comentarios fuera del tema o agraviantes no serán publicadas. Escribir todo en mayúsculas se considera como gritar y además, dificulta la lectura.

31 de Octubre: «Día de la Reforma Evangélica o Protestante» - Rumbo al 500 Aniversario (1517- 2017)

Tratados Evangelísticos Chick