VISITE EL BLOG DE REFLEXIONES BÍBLICAS DE EVANGELIZACIÓN Y EDIFICACIÓN ESPIRITUAL: http://reflexionesevangelismo.blogspot.com

RADIO BBN INTERNACIONAL - Red de Radiodifusión Bíblica (USA)

5/11/11

Rumano Simeón Eremiev: los superdotados también creen en Dios

Sábado 05 de Noviembre del 2011

Simeón Eremiev.

















SAN SEBASTIÁN, España (El Correo, El Diario Vasco / Protestante Digital) Simeón Eremiev hizo la selectividad con 15 años y entró en la Universidad del País Vasco (UPV) con 16. Ahora tiene 18 y está en tercer curso de Medicina en la UPV, con un expediente sobresaliente. Allí se prepara para ser investigador, neurocirujano o uno de esos especialistas que son capaces de diagnosticar una extraña enfermedad. “Mi inteligencia es un regalo del cielo, no es algo de lo que deba presumir. Debe servir para ayudar a la sociedad, a la gente”, comenta humilde.


Este joven superdotado está desarrollando su potencial gracias al apoyo de su familia y sus profesores, que lucharon para que pudiese avanzar varios cursos. Sus padres, Eremia y Nadia, son búlgaros, cristianos evangélicos, y se congregan en San Sebastián. Una fe que también han transmitido a su hijo Simeón, que se bautizó hace un par de años en la iglesia evangélica de León. Allí le recuerda el que fue su pastor, Manuel Corral, con afecto. "Tuvimos una relación muy estrecha con la familia mientras asistían a esta iglesia y vivían en la ciudad. Simeón quiso volver para bautizarse en León, aunque ya residía junto con sus padres en San Sebastián".

De un plumazo a Simeón le saltaron dos años académicos: de segundo a cuarto de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y de ahí, al último curso de Bachillerato. Ha sido el primer alumno vasco al que se le ha acelerado la escolarización en esa etapa previa a la Universidad. También es el primer estudiante de la comunidad que se matricula en una carrera dos años antes de la edad fijada.

UNA INTELIGENCIA EXCEPCIONAL

“Sacaba buenas notas, sobresalientes, pero tampoco era consciente de que tuviera una inteligencia especial. Me he considerado siempre un chico normal. Nunca pensé 'no soy como los demás'. Ni siquiera me aburría en clase. Sí que me intereso mucho por algunos temas, sobre todo tengo una gran curiosidad por las Ciencias, y profundizo, me informo, investigo por mi cuenta”, relata el joven, que vive en una residencia universitaria en Deusto, toca la guitarra y es un gran lector.

Los que sí se dieron cuenta de que era un niño con una inteligencia excepcional fueron sus profesores del instituto de Mutriku. “Por las aulas pasan muchos alumnos de sobresaliente, pero en él vimos algo especial. Nos llamó la atención sus lecturas: con 12 años leía libros como 'El origen de las especies', de Darwin, y tenía una madurez y una templanza que no son habituales. Pero él no hacía alarde de sus capacidades y se dedicaba a ayudar a los compañeros con dificultades”, explican desde el centro guipuzcoano.

El test de inteligencia al que le sometieron demostró que era un chico superdotado, con un altísimo cociente intelectual (que Simeón no quiere desvelar “Nunca me ha interesado saberlo. ¿Para qué? Me ha pasado a mí, es una suerte y solo puedo dar gracias por ello”, reflexiona con madurez en El Correo). Desde ese momento, el director y la orientadora del instituto se volcaron en buscar la mejor forma de que no se desperdiciaran sus capacidades. Finalmente optaron por que completara la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y el Bachillerato en dos años menos.

SIN PROBLEMAS DE ADAPTACIÓN

“Fue una suerte poder avanzar tan rápido”, cuenta. En muy pocas ocasiones los responsables educativos deciden acortar la escolarización de un alumno ya que el niño se ve obligado a convivir con chavales mayores, se aleja de sus amigos, y corre el riesgo de sufrir problemas emocionales, según los expertos. En la actualidad tan solo 36 estudiantes vascos tienen reducido su período de escolarización y otra media docena ha entrado un año antes en Primaria.

A Simeón no le provocó trauma alguno. “Mis compañeros me trataban muy bien, me relacionaba con ellos sin problemas y también mantuve a los amigos de siempre. Me adapto bien a los cambios”, comenta. A pesar de completar los dos cursos de Bachillerato en un año, sacó una media de sobresaliente en la selectividad.

“Pensé en estudiar Física porque me apasiona todo lo relacionado con el origen del universo, el cosmos, comprender el mundo que me rodea… pero finalmente opté por la Medicina”, explica. Ha decidido mantener la Física como hobby y dedicarse a una profesión “en la que pueda ayudar de una forma más directa a las personas”.

Ahora es un alumno brillante de la Facultad de Medicina y está totalmente integrado en su curso a pesar de su juventud. “He hecho buenos amigos en la facultad y en la residencia. Cuando estaba en el primer año mis compañeros me decían en broma: “Tú no mires, que eres menor”, recuerda divertido.

EL RETO DE ENCONTRARLOS

Oficialmente, hay 142 niños con altas capacidades -los antes llamados superdotados- detectados por el Departamento de Educación en las aulas de Euskadi. No parecen muchos. Según la consejería, “un 0,8 por mil del alumnado escolarizado en la Comunidad Autónoma Vasca está identificado con necesidades educativas específicas asociadas a altas capacidades”.

Según la fundación de ayuda a niños y jóvenes con altas capacidades Fanjac, en el sistema educativo no universitario vasco estudian de 6.800 a 17.000 alumnos con alta capacidad. Lo que significa, según Fanjac, que es más que probable que en la gran mayoría de los colegios vascos estudien niños de altas capacidades sin que nadie lo sepa, al menos oficialmente.

De los 142 niños detectados en Euskadi, 110 son varones, lo que no quiere decir de ninguna manera que los chicos sean más inteligentes. Esta diferencia significa, según los integrantes de Fanjac, que “las chicas se camuflan más que los niños, sobre todo en la adolescencia, porque quieren tener una cuadrilla y temen que si confiesan su interés por la microbiología ningún chico se fije en ellas”.

Desde esta fundación esperan que en País Vasco “se instauren procesos de identificación sistemáticos de los niños de altas capacidades, tal y como marca la ley” y que “se garantice el cumplimiento de las responsabilidades y obligaciones que los centros educativos tienen para con la respuesta a las altas capacidades”.

CÓMO SE DETECTA

Fanjac Euskadi y Aupatuz han distribuido en colegios públicos un folleto para ayudar a detectar a alumnos con altas capacidades. Sus características son las siguientes:

- Aprende a leer antes de ir a la escuela o en un corto período de tiempo.

- Tiene un vocabulario inusual para su edad.

- Reconoce los colores con 18 meses.

- Cuenta hasta 10 a los dos años y medio.

- Aprende el abecedario a los dos años y medio.

- Muestra gran curiosidad por aprender cosas nuevas.

- Resuelve a nivel mental problemas de suma y resta con números hasta el 10 con tres años y medio.

- Resuelve problemas por intuición utilizando métodos diferentes a sus compañeros.

- Aprende a contar el tiempo en horas a los cinco años.

- Aprende por temas: números, letras, matrículas de coche, logotipos, universo...

- Se relaciona mejor con niños más pequeños o mayores.

- Realiza preguntas inusuales por su diversidad, originalidad, profundidad o nivel de abstracción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios deben ser de acuerdo al tema de la noticia o artículo. Comentarios fuera del tema o agraviantes no serán publicadas. Escribir todo en mayúsculas se considera como gritar y además, dificulta la lectura.

31 de Octubre: «Día de la Reforma Evangélica o Protestante» - Rumbo al 500 Aniversario (1517- 2017)

Tratados Evangelísticos Chick